logo.png
logo-crianza&salud
Inicio
/
salud
/
¿Cómo hacer para que mi hijo coma verduras?

¿Cómo hacer para que mi hijo coma verduras?

Por: Crianza & Salud / 05 septiembre 2022

Las frutas, verduras, cereales integrales y legumbres deben ser parte importante en la dieta de los niños y niñas, ya que tiene un alto aporte nutricional y además ayudan a que otros tipos de alimentos se digieran y aprovechen de mejor manera. Además, su consumo contribuye a que se adquieran vitaminas, minerales, fibra y otro tipo de sustancia que impactan de manera positiva en la salud.

En materia de beneficios, son varios los motivos por los cuales se sugiere tener una dieta alta en verduras:

  • Ayudan a reducir los niveles de colesterol malo
  • Aportan en la mejoría del transito intestinal ayudando a evitar el estreñimiento
  • Ayudan a reducir los nivel de azucar en la sangre
  • Proveen la mayoría de micronutrientes, fibra dietética y son fuente de agua.
  • Contribuyen en la eliminación de toxinas
  • Generan y/o aumentan la sensación de saciedad, lo cual ayuda a reducir el consumo elevado y exagerado de alimentos que podrían llevar al sobrepeso y obesidad.


Además de estos beneficios, las frutas y verduras también funcionan como un agente preventivo de enfermades:

  • Ayudan a reducir la probabilidad de sufir accidentes cardiovasculares
  • Contribuyen a reducir la probabilidad de sufrir varios tipos de cancer
  • Reduce la alteración coronaria
  • Tienen funciones antibacterianas y antivirales
  • Ayudan a mejorar el metabolismo de las grasas


Como se ha mencionado antes son muchas las ventajas del consumo de las frutas y verduras, por ende, la importancia de incentivar el consumo de estos alimentos desde la infancia. Sin embargo, es bien sabido que es muy resistido en comparación con otros productos, lo cual lleva a que en algunas ocasiones los niños y niñas tengan déficit en algunos nutrientes de gran importancia para su crecimiento y desarrollo.

Teniendo en cuenta esto presentamos algunas recomendaciones a tener en cuenta para que el consumo de frutas y verduras no sea un reto:


1. El ejemplo de los padres y/o cuidadores es fundamental.

Si los niños ven que los adultos que los acompañan son coherentes entre el promover el consumo de estos alimentos y comerlos, resultará más fácil que los niños lo hagan también.


2. Cocinar de manera aducuada los alimentos

Cuando las verduras no son preparadas de forma adecuada el sabor, el olor y la textura pueden ser desagradables, por ende es muy difícil que sean atractivas para los niños. La sobrecocción es un ejemplo muy común de preparación errónea de estos alimentos.


3. Promover el "picar" vegetales en vez de hacerlo con empaquetados u otros.

Es común tener en casa alimentos disponibles en porciones pequeñas para lo que conocemos como "picar" (consumir esporádicamente en pequeñas cantidades para mitigar un antojo). Esto puede mantenerse como una práctica saludable sin lugar de tener alimentos procesados, fritos o de paquetes se reemplazan por vegetales con complementos. Un buen ejemplo es tener trozos de zanahoria, coliflor y otros y untar con queso en crema u otras salsas hechas en casa.


4. Incluye a tu hijo en la cocina.

Con la debida supervisión y asignándole tareas muy sencillas que no pongan en riesgo su salud, es más fácil que el niño o niña se interese por ciertos alimentos. Además, su participación también le permitirá decorar y participar en el emplatado lo cual le llevará a consumir lo que tiene en el plato.


5. Combina para agregar atractivo

Cuando servimos las verduras solas es más posible que no sean apetecibles, pero cuando son combinadas con otros alimentos que sean de agrado para el niño o niña se aumenta la posibilidad de que los coman. 

Algunos ejemplos son: 

- Mezclarlos con una pasta.

- Incluirlos en una hamburguesa casera 

- Hacer crepes, tortillas, wraps rellenos.


6. Involucra a tu hijo en las compras.

Llevar a los niños de compras y que ayuden a elegir las frutas y verduras es una manera muy buena de involucrarlos, que conozcan otros alimentos que no ha visto, que sientan su olor y formas.


7. Enseñar antes que obligar

Los niños son curiodos y tienen una gran facilidad para retener información. Es mejor contarles porqué son buenas las frutas y verduras mientras aprenden a comerlas y disfutarlas en lugar de exigirles que se las coman y hacer de su consumo algo malo u obligatorio.


Aplicar estas y otras estrategias pueden ser de gran ayuda para que el consumo de estos alimentos no sea un reto sino una experiencia nutritiva, agradeble y divertida.



Fuentes:


Inscríbete a nuestro Newsletter

Mira las ultimas noticias sobre el cuidado, y salud de tus hijos, Suscribete y haz parte de esta nueva comunidad